in

El baloncesto costarricense brilló en la región centroamericana

Por: Nathalia Segura Hernández | Frecuencia Deportiva

 

Durante la última semana varias escuadras del baloncesto nacional participaron en los X Juegos Deportivos Estudiantiles de Primaria Inclusivos del Consejo del Istmo Centroamericano de Deporte y Recreación (CODICADER) que se disputaron en territorio nacional y donde los ticos se dejaron los trofeos.

 

Las dos representaciones nacionales fueron la Academia Teocali que se impuso sobre el Liceo de Guatemala con una diferencia de ocho puntos a favor de los locales (23-31) y el Centro Educativo Naranjo Bilingüe que disputó una gran final ante el Colegio Javier de Panamá, quienes lucharon arduamente por el primer lugar que al cierre se quedó en el país gracias al marcador de 15-20.

 

Sobre estas victorias, el entrenador de Costa Rica en la rama femenina destacó el crecimiento grupal y también felicitó a sus jugadoras por el empeño y la dedicación en esta competencia. El técnico José Pablo Arroyo mencionó a la Federación Costarricense de Baloncesto que:

 

“El Icoder se puso una flor en el ojal porque estos son unos juegos de CODICADER muy bien organizados, muy bonitos y nos trataron al 100%. Yo estoy muy contento con las niñas porque han trabajado mucho, ellas han sido disciplinadas y muy esforzadas desde el principio y por eso vieron coronado ese esfuerzo”.

 

Además de estos equipos nacionales, hubo otras escuadras guatemaltecas, salvadoreñas, nicaragüenses y panameñas que se dejaron puestos importantes; sin embargo, los puestos de privilegio fueron para Costa Rica que se ha preocupado por aumentar su nivel deportivo local y también internacional.

 

Por el crecimiento del básquet nacional

 

Este tipo de competencias dentro y fuera del país provocan que el nivel deportivo de los ticos evolucione cada vez más y desde tempranas edades, así ha pasado con el baloncesto y otras disciplinas que buscan mejorar su rendimiento para dejar en alto el nombre del país.

 

Sin embargo, esto no solamente se trata de la bandera nacional, sino de los exponentes que se están creando y que sueñan con estar en la máxima categoría costarricense o bien triunfar y forjar su carrera en el extranjero, tal y como lo hace Arnaldo Blando en territorio norteamericano.

 

Él es solamente un ejemplo de que los anhelos se pueden hacer realidad, tal y como también lo consiguieron en los Juegos Deportivos Estudiantiles el Centro Educativo Naranjo Bilingüe y la Academia Teocali en el BN Arena de Hatillo desde el 16 y hasta el 20 de octubre anterior.

El ciclismo de ruta costarricense dice presente en Tokio 2020

Sizzla hospitalizado tras sufrir accidente de moto