in

Erick Marín: el guerrero del fútbol tico

Por: Nathalia Segura Hernández | Frecuencia Deportiva

El futbolista Erick Marín recibió meses atrás una de las noticias menos esperadas en su vida, el regreso del cáncer fue un golpe bajo, pero él no bajó los brazos y por el contrario decidió triunfar en el partido más importante de su vida.

Tres veces lo ha atacado el cáncer y tres veces ha sacado victorias que van más allá de tres puntos, sino que se traducen en perseverancia, entrega, lucha, dedicación, amor familiar y muchísima fe, misma con la que este lunes recibió la noticia de que ya no hay tumores malignos ni manchas en la zona afectada.

La alegría es indescriptible para el futbolista y también para su hermano Miguel Marín que se ha convertido en su rostro ante los medios de comunicación y otras entidades nacionales que han volcado su apoyo moral y económico para el jugador que su último partido de fútbol lo tuvo con Guadalupe Fútbol Club.

Su hermano relató días atrás la gratitud que abunda en la familia Marín, Miguel dijo tras el “Clásico sin Colores” que la unión de la afición y el apoyo monetario para Erick era vital para aumentar las ganas de vivir que nunca se perdieron, sino que cada segundo aumentaba más y más a pesar del dolor de someterse por tercera ocasión a una quimioterapia.

Ahora Erick Marín tiene una nueva historia por contar y no se trata de tapadas bajo un marco, de goles en un campeonato mundial, penales anotados, títulos nacionales o de cualquier acontecimiento dentro del césped, pero sí se trata de vida, sanidad, esperanza y amor propio.

El deporte femenino costarricense crece como la espuma

Red Bull con sabor a Gallo Pinto – ¡SNK Campeón! | Cypher City